EL COLOR DEL AGUA

JOSÉ DALMAU

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre un poema de Adonis

Alí Ahmad Sahid

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


el día que conocí a pepe dalmau supe que estaba delante de uno de los artistas que a mí me gustan. de los que caminan ensimismados, mirando a su alrededor como lo hace un Artista, disfrutando del entorno o de sus pensamientos, profundos o no. un entusiasta, simpático, un ed wood en el mejor de los sentidos. un tipo que no te taladra con su yo con sus mis ni con su blablabla. escuchaba, reía, divagaba, y hablaba muy poquito de sí mismo. tras las conversaciones de trámite (la obra, las esculturas, las ideas, el yo y el bla) hablamos de sus hijas, de el roto, de la vieja escuela barcelonesa, de tamara de lempicka, de tápies ... las cañas terminaron en comida y en café, y yo, disfrutando como un enano.
aquel fue uno de los días más extraños que he vivido últimamente, lleno de detalles, casualidades y disparates. terminó con pensamientos relativamente profundos acerca de la vida de un artista, de lo que es ser Artista, y, por supuesto, con la más absoluta curiosidad, o, como dijo rosa, profesora en la escuela de arquitectura en proyectos II, con una sospecha. sospeché de dalmau, pues ella dijo que el verdadero sentimiento que ha de tener todo arquitecto y/o artista es ese, y no la curiosidad, pues todo el mundo la tiene, en mayor o menor medida.
no me interesa hablar aquí de su obra. detesto las introducciones críticas a una exposición, sean buenas o malas. creo que a nadie le importa lo que yo opine a cerca de las pinturas, esculturas o collages de pepe.
quiero decir que, tras ver su estudio en lorca, antonio y yo volvimos hablando exclusivamente de lo que acabábamos de ver y fotografiar, planeando cómo íbamos a seleccionar y enmarcar todo aquello en esta galería, y con la convicción de que este montaje era uno de los retos más difíciles que habíamos tenido.
sólo quiero agradecer a pepe el valioso y emocionante obsequio que me brindó aquella tarde de lluvia, a mis padres el habérmelo presentado, y a la galería romea 3 el haberme cedido este espacio. para mí es un honor.

javi garcía_herrero